meditación del mes – abril 2018

Meditación del Suelo Pélvico

Ejercicios para fortalecer el músculo del amor

 

Pocas veces llevamos plena atención al suelo pélvico en nuestras vidas cotidianas. Vamos con prisa atentos a nuestros quehaceres, a nuestras citas, a nuestros planes, etc… y pocas veces prestamos atención a sentirnos enraizados, a percibir como la respiración llega a nuestro vientre, genitales y suelo pélvico.

La forma en la que pisamos, movemos las caderas al caminar, nos enraizamos al ponernos de pie, respiramos en la base, etc… contribuye a que nuestra energía vital se centre, a que nos sintamos seguros y apoyados dentro del cuerpo en este momento presente. Esto a su vez nos hace sentir más sensuales y gozandinos de la vida.

En concreto el músculo pubococígeo, el famoso músculo PC es un músculo que podemos darle el nombre de músculo de la vitalidad o del amor porque si lo usamos en coordinación con la respiración nos permite enviar energía vital a todo el cuerpo y al cerebro y a sentir esa zona de una forma placentera.

Los músculos del PC del hombre se extienden a través del perineo y conectan el ano y el escroto. Para localizarlos puedes contraer como si quisieras retener el flujo de orina y soltar para permitirlo.

Cuando estás en casa puedes masajearte con un poco de aceite de almendra ese espacio entre el ano y el escroto, relajando el tejido y la musculatura primero y luego contraer y soltar de 10 a 20 veces primero mas suave y luego mas fuerte, fijándote en relajar completamente antes de volver a contraer. Luego prueba a contraerlos en una progresión de más y más rápido durante unos 30 segundos.

Una vez que te acostumbras puedes hacer este pequeño ejercicio de contracción y relajación del PC en cualquier momento del día que te acuerdes, todas las veces que te sea gustoso, a veces más lento y otras puedes acelerar el ritmo y así estarás fortaleciendo el suelo pélvico y con eso preparándote para canalizar más energía hacia todo el cuerpo en vez de eyacular. Es una buena preparación para experimentar liberaciones orgásmicas sin eyacular.

Masajea a menudo esa zona muscular incluyendo los testículos y el pene, de esa manera la tonificas y relajas, te familiarizas de una manera consciente con ella, respirando y mandando así el riego sanguíneo a toda ella. Acuérdate de respirar profundamente en esa zona, la respiración es un elemento fundamental para estos ejercicios.

Los músculos PC de la mujer se encuentran a los dos lados de la entrada de la vagina y se extienden hasta el ano. Fortalecer estos músculos y tonificarlos a la vez que tomar más consciencia de ellos y suavizarlos con un masaje esponjoso y consciente, en general y especialmente después de un parto, incrementa la capacidad de sentir placer.

También para el hombre es más placentero encontrarse con la vagina viva y tónica y presente.

Localiza esta musculatura contrayendo como para parar el flujo de la orina y luego suelta. Investiga… más fuerte, más suave, más lento más rápido…. Luego prueba a contraerlos en una progresión de más y más rápido durante unos 30 segundos.

En algunos momentos después de la ducha con un aceite de almendra masajea la vulva, el clítoris, la entrada de la vagina y todo el recorrido de la musculatura suavemente, sin propósito de masturbarte pero muy sensible y atenta a tus sensaciones a como responde el cuerpo y cuando sientas que los tejidos están esponjosos y relajados comienza con las contracciones. Puedes hasta introducir un dedito relajado y caliente en la entrada de la vagina y sentir la contracción de la musculatura, como los músculos abrazan el dedo.

Una vez que le lo hayas practicado en casa con masajes luego lo puedes incorporar a tu vida cotidiana y tonificar mientras esperas el bus, en la cola del banco, cuando vas de paseo o cuando te acuerdes.

Una vez que te has dado el permiso de sentir con más y más consciencia el suelo pélvico, como la respiración fluye hacia el y te enraízas sintiéndolo , el secreto para que puedas usar este músculo para crear y expandir la energía y con ella el placer por todo el cuerpo, es coordinando las contracciones con la respiración: Inhala por la nariz al mismo tiempo que contraes la musculatura del suelo pélvico, sostén la inhalación mientras contraes todas las veces que puedas y luego exhala relajando todo el cuerpo antes de volver a inhalar.

Luego puedes probarlo haciendo el amor: os paráis de vez en cuando, os relajáis el uno en el otro y respiráis contrayendo el PC. Veréis como sube el nivel de energía, al mismo tiempo que se expande por el cuerpo.

Acordaos que antes de hacer ser y al hacer, una y otra vez volver al ser, relajando todo el cuerpo y simplemente tomando consciencia de las sensaciones en este momento presente.

 

con amor,

Astiko