meditación del mes – mayo 2015

Este sencillo método es particularmente bueno cuando te has salido del centro, te has acorazado por algo, estás enfermo o te has cerrado a la intimidad con la vida! O simplemente estás en el camino a darte cuenta de lo que ya Es! De una manera muy sencilla vuelves a crear conexión contigo mismo y tu cuerpomente!

Es un método de Osho con algunas incursiones mías, en realidad más que un método es una invitación a convertir en algo cotidiano el hecho de que puedes atestiguar y aprender a mantener tu estado de consciencia abierto a sentir tu esencia aún en medio de la vorágine de la vida!

1er paso: 

Siempre que te acuerdes, escucha, siente, mira dentro de tu cuerpo. Escanéalo con ternura y conscientemente, el cuello, la mandíbula, los muslos, la pelvis, los hombros, etc… e invita a cualquier parte que en ese momento esté cargando tensión, a relajarse. Háblale con cariño, algo así como: siento tu tensión y si tu lo crees conveniente te invito a relajarte! No temas ahora puedes relajarte, estoy aquí!

Poco a poco se establecerá una confianza, un diálogo natural con tu cuerpo!

A veces no hace falta más que sentir cariñosamente la tensión de alguna parte, para que esta simplemente se relaje!

Te sorprenderás como responde tu cuerpo a tus invitaciones y sugerencias, te sigue, te escucha cuando estás conscientemente ligado a él y sintiendo!

Esta conexión se irá instalando, es un pequeño click de consciencia!

2º paso:

Relaja la mente!

Ahora ve un poco más profundo! Observa la actividad mental e invita a la mente a relajarse!

Una vez que has aprendido a estar consciente del cuerpo y a establecer una conexión con el, estarás enraizado en el presente y desde ahí podrás observar la mente.

Es importante empezar por el cuerpo, observar y relajar la mente es más complejo, porque si empiezas por la mente te será muy fácil desenraizarte y perderte en el tiempo o en la realidad virtual que esta suele crear!

Asentado en el cuerpo consciente y cómodamente, observa el fluir de los pensamientos, su contenido varia, pero sus coordinadas suelen ser las mismas: juicio, comparación, duda, pasado y futuro…

Entra conscientemente en los espacios entre los pensamientos, invita a tu mente con cariño a relajarse,  a ralentizar su actividad…

3er paso:

Te has convertido en el habitante consciente del cuerpo y en el testigo del flujo mental, ahora puedes adentrarte en el corazón porque tendrás mucho más confianza y conexión contigo mismo. El mundo de los sentimientos y las emociones es aún más sútil y complejo.

Invita a tu corazón a relajarse, a expandirse:

Querido corazón, puedes relajarte ahora, estoy aquí para atestiguar, tus sentimientos y tus emociones y observar como fluyen y se liberan… estoy aquí… sintiendo, abrazando lo que hay!

4º paso:

Ahora puedes dar un salto más! Adéntrate en lo que no es el cuerpo, ni la mente, ni las emociones dentro de ti.

Adéntrate en el espacio, en la esencia que permea, en aquello que Es… sin ser la mente, ni el cuerpo, ni nada, aquello dentro de lo cual acontece todo, aquello que es consciente de todo, sin ser nada  en concreto.

Ve al  centro de tu ser, de tu existencia y  allí… relaja, suelta, expande…

Esta esencia al tomar consciencia de si misma también se relaja y esta relajación en si misma es la máxima expansión, es el éxtasis, el júbilo el reconocimiento y la aceptación más grande que existe!

Habrás encontrado que tu vida cambia de cualidad, se vuelve más ligera, como una danza!!!!!

Un abrazo lleno de amor y primavera para todos,

Astiko



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar