Meditación del Mes – Marzo 2019 – Tomar consciencia y restablecer el flujo de energía por la columna vertebral

Esta meditación es para tomar consciencia y restablecer el flujo de energía por la columna vertebral y para abrir una corriente entre el sacro y el corazón conectando la energía de la parte inferior del cuerpo con la energía de la parte superior.
Este libre fluir de la energía por el cuerpo, sostenido por tu campo de presencia, es gozo de vida.
Es una práctica que también permite que dos energías se encuentren y se fundan en una danza libre gozosa y presente.

 

1era fase: Despertar de Shakti por la columna
(15 minutos Poneros una música ondulante sin ritmo fijo que invite a mover la columna como si fuera una serpiente.)

Con los ojos cerrados o abiertos lleva tu atención a la columna vertebral, siente su recorrido entre el sacro y las cervicales, permite que la música penetre los colchoncitos entre cada vértebra e imagínate la ondulación de una serpiente despertándose.
Abre espacio en la columna, con la respiración y el movimiento. Permite que el cuerpo mismo se mueva según recibe el permiso de tu consciencia y se meza, ondule, circule, vibre o lo que le de gozo hacer. Liberando así tensiones o rigideces de la musculatura paravertebral, del cuenco pélvico, la caja torácica incluyendo las cervicales y el cráneo.

 

2nda fase: La danza de Shiva y Shakti por la columna
(30 minutos, música de Ragas, “Healing Ragas”, sutil,…)

Sentaros espalda contra espalda, con un cojín que os permita estar cómodos y con la espalda relajadamente erguida y apoyada en el otro, sacro contra sacro.
Sin ninguna pretensión, simplemente relajándote en el estar comienza a poner tu atención en el sacro y siente la respiración suavemente entrando en esa zona empujándolo muy suavemente creando así un sutil movimiento hacia detrás en la inhalación y hacia delante en la exhalación. No lo hagas, observa como sucede eso solamente respirando.

Cuando sientas ese dulce columpiarse de sacro sucediendo, sentirás como toda la columna participa de ese movimiento sutil, desde el sacro hasta el occipital.
Sin hacer, solo sintiendo el movimiento de la respiración recorriendo la columna, céntrate en las sensaciones de energía específicas en el sacro y de cómo esa corriente de energía que proviene de la tierra se expande por los muslos, los genitales, las nalgas y hacia los riñones y las caderas, al mismo tiempo que recorre la columna hacia arriba.

Solamente ofreciéndoos un apoyo mutuo que parte del sacro, daros el permiso de sentir que vuestra columna busca fundirse suavemente con la columna del otro, sintiendo las oscilaciones del movimiento respiratorio propio y del otro y permitiendo que la columna se eleve y relaje participando del movimiento respiratorio y de la relajada atención. También el columpiarse suavemente de los sacros con la respiración genera un suave movimiento rítmico que parte de la base y se expande por toda la columna.

Cuando sientas que la energía en la base de tu columna es tangible y sientes el roce suave de los sacros y has expandido su vibración o sensación por las nalgas, las piernas, el suelo pélvico, etc… Comienza paulatinamente a dirigir tu atención al espacio entre el plexo y el corazón, el espacio entre las axilas y en concreto debajo del esternón. Sobre la columna es el espacio entre el diafragma y los omóplatos. Permítete relajar y descongelar esa zona para sentir las finas energías que se destilan ahí en tu cuerpo.

Si eres una mujer incluye tus pechos y pezones en tu consciencia para sentir las energías que se liberan ahí.

Permitid los movimientos de esa zona del cuerpo, que la respiración llene toda esa zona, que los brazos participen. Si hay tensión dale tiempo y movimiento para que se vaya liberando, ve más hacia dentro de tus pechos, de tu pecho, de tu corazón, de tu diafragma, siente su movimiento constante con la respiración y libéralo, relájalo en cada exhalación.

Seguís relajadamente espalda contra espalda sintiendo la respiración expandiéndose desde el sacro hacia el corazón y entre los omóplatos.

Dejaros llevar por cualquier sutil movimiento espontáneo que surja entre vosotros, entre vuestras columnas, cualquier movimiento circular, como si se quisieran enrollar, o no, a lo mejor hay mucha quietud exterior y mucha sensación de energía por dentro.
Sea como sea, dadle espacio y permiso a cualquier percepción, movimiento, emoción expresión, silencio, vibración, danza, etc… Mientras tomáis consciencia de ello.

Y conscientemente comienza a percibir como se mezclan las dos energías dentro de ti, la energía de la tierra que el sacro almacena y libera y la energía del cielo que se almacena y libera en el corazón.
Siente las dos energías confluyendo en tu columna y expandiéndose por todo el cuerpo mientras continuas sintiendo la respiración y permitiendo que este fluir por la columna genere cualquier danza o movimiento conjunto.

 

El gozo silencioso de Shiva y Shakti
(15 minutos)

Finalmente relajad el cuerpo contra el suelo, solos o en cucharita, o abrazados de frente y simplemente os relajáis gustosamente, liberando cualquier tensión, soltándose gustosamente, rindiéndose a simplemente Ser, en fusión con el otro, con la vida.

 

Con amor,
Astiko