meditación del mes – febrero 2017

MASAJE SENSUAL PARA DESPERTAR LA COLUMNA VERTEBRAL

Uno de los focos de atención en el tantra es la espina dorsal y su capacidad de ser un conductor de energía.
La energía fluye a través de ella …. arriba y abajo y viveversa.
Energéticamente se extiende hacia la tierra, enraizándonos en ella por el extremo inferior y por el extremo superior nos conecta hacia el universo, hacia el infinito. Apego, forma, materia y lo sin forma , lo eterno, la libertad.
Cuando la energía fluye por toda la columna libremente, entramos en contacto fácilmente con nuestro ser extático, nos sentimos expandidos y enraizados a la vez.

Este es un masaje suave y sensitivo para despertar y relajar a Shakti (energía vital) en tu columna.
Lo podéis compartir antes de hacer el amor o simplemente por si mismo.
En un entorno agradable y acogedor, caliente de temperatura y sobre una superficie confortable, cama, futón o colchoneta en el suelo, pídele a tu compañ[email protected] que se tumbe boca abajo.
Siéntate a su lado  y daros unos momentos de silencio, de ser, sin hacer….. para que la presencia descienda y tome refugio en el cuerpo, sintiendo tu respiración, relajando la mandíbula, los hombros, el suelo pélvico en cada exhalación y permitiendo que el cuerpo se expanda con cada inhalación.
Conecta con el hara si eres un hombre e invita a que se relaje, si eres una mujer conecta con el corazón a través de los pechos, entra en esa zona con dulzura y relajación.
Cuando te sientas centrado en ti y relajado lleva la atención a las manos y permite que tu energía fluya hasta ellas, siente el latido del corazón en ellas, la temperatura, la respiración…. y cuando las sientas vivas llenas de tu presencia y energía, abre los ojos y acaricia el cuerpo de tu compañ[email protected] con la mirada expandida y periférica, con presencia acaricia su forma, su textura, su tono, date cuenta de su respiración etc.

Antes de poner las manos sobre su cuerpo, frota la una contra la otra y genera un poco de calor con ese roce. Con delicadeza vierte aceite caliente a lo largo de su columna vertebral desde el sacro hasta las cervicales, traza lineas sinuosas a un lado y otro de la columna con el aceite caliente..
Luego pones unos instantes una mano sobre el sacro, la base de la columna y la otra sobre el occipital, el final de la columna y permanece unos instantes en quietud invitando a tu compañero a tomar consciencia de toda la columna y a respirar a lo largo de ella.

Manda intencionadamente amor y presencia a la columna de tu compañ[email protected] y procede a deslizarte con las manos muy lentamente usando el aceite previamente vertido por los dos lados de la columna hasta llegar al occipital. Haz esto 3 o 4 veces con lentitud .
Ahora sube varias veces lentamente por la columna soplando con suavidad a cada lado  hasta el cuello.
Vuelve al sacro y   con las dos manos sobre este, partiendo de ahí, masajea firmemente alrededor de las caderas y volviendo al sacro bordeando las nalgas varias veces…..

Da golpecitos suaves sobre el sacro y vuelve a ascender por la columna dando suaves golpecitos sobre cada vertebra, cariñosamente.
Acaricia con los dedos muy suaves o con una pluma ascendiendo otra vez varias veces por la columna, juega sensualmente con este roce hasta detrás de las orejas.

Finalmente, comenzando por el sacro vas subiendo con tus manos posándolas unos minutos hasta que sientas la respiración de tu compañero llenando esa zona, sobre el sacro, las lumbares, sobre el plexo, entre los omóplatos,entre los hombros entrando en el cuello, sobre el occipital  y sobre la coronilla.

Permanece con tu manos posadas suaves como si fueran un barquito sobre el agua sintiendo las mareas de la respiración de tu compañ[email protected]
dale tiempo a profundizar con su consciencia en cada una de estas zonas y a relajar.
Finalmente retiras las manos y te sientas en silencio hasta que emerja.
también os podéis tumbar columna contra columna y permanecer relajados sintiendo vuestras columnas respirando, danzando juntas.

Que disfrutéis!!!!
Un abrazo

Astiko