meditación del mes – febrero 2016

TOMA CONCIENCIA DE LA MUERTE

El sexo y la muerte son oportunidades de entrega, de disolución, de unidad, de pura consciencia.

El sexo es la puerta de la fuente a la forma y la muerte es la puerta de la forma a la fuente!

Para mí, ser hombre quiere decir tomar conciencia de la muerte. No estoy diciendo que le tengas miedo a la muerte, esto no es consciencia. Sólo pon cuidado al hecho de que la muerte está cada vez más cerca y tienes que estar preparado para ella…

Entonces lo primero: toma conciencia de la muerte. Piensa en ella, mírala, contémplala. No tengas miedo, no te escapes de este suceso. ¡Está ahí y no puedes escaparte! Ha venido al mundo contigo.

Tu muerte ha nacido contigo, ahora no puedes escapar de ella. La has escondido dentro de ti mismo – reconócela. Cuando te das cuenta que vas a morir, esa muerte es inevitable, toda tu mente comenzará a ver en una dimensión diferente. Entonces la comida es una necesidad básica para el cuerpo, pero no para el ser porque aunque consigas comida la muerte sucederá. La comida no puede protegerte de la muerte, sólo puede posponerla. La comida te puede ayudar a posponerla. Si encuentras un buen refugio, una buena casa, esto no te protegerá de la muerte, sólo te ayudará a morir adecuadamente, cómodamente. Y si la muerte sucede cómoda o incómodamente, da lo mismo.

En la vida, puedes ser pobre o rico, pero la muerte es un gran nivelador. El más grande comunismo está en la muerte. Vives de cualquier forma, no hay diferencia, igualmente la muerte sucede. En la vida, la igualdad es imposible;  en la muerte, la desigualdad es imposible. Toma conciencia de ello, contémplalo. OSHO

En el Libro de los Secretos el Vighyan Bhairav Tantra hay un sutra, una meditación sobre la muerte que me gustaría compartir este mes con vosotros. A Buddha le gustaba mucho esta técnica. Inició a muchos de sus discípulos en ella. El sutra dice:

Concéntrate en el fuego ascendiendo por tu forma desde los dedos de los pies hasta que todo tu cuerpo se convierta en cenizas pero tu no… Solo permanece tu consciencia! 

En la vida no hay nada seguro excepto la muerte.

En segundo lugar, la muerte no se va a producir finalmente; ya se está produciendo. Es un proceso. Tal como la vida es un proceso, la muerte es un proceso. Creamos el ahora, pero la vida y la muerte son simplemente tus dos pies, tus dos piernas. La vida y la muerte son ambas un proceso. Tú estás muriendo a cada momento.

Déjame ponértelo de esta manera:

Cada vez que inhalas eso es vida, y cada vez que exhalas, eso es muerte.

Durante quince minutos, exhala profundamente. Siéntate en una silla o en el suelo, exhala profundamente y, al exhalar cierra los ojos. Cuando el aire salga, tú entras. Y, luego, deja que el cuerpo inhale, y cuando el aire penetre, abre los ojos y sal. Es justamente lo contrario: cuando el aire sale, tú entras; cuando el aire entra, tú sales.

Cuando exhalas, se crea espacio interiormente, porque la repiración es vida. Cuando exhalas profundamente estás vacío, la vida ha salido. En cierta forma estás muerto, por un momento estás muerto. En ese silencio de la muerte ve hacia adentro. El aire se mueve hacia fuera: cierra los ojos y ve hacia adentro. El espacio está allí y tú puedes ir fácilmente. En el término de quince minutos te sentirás tan profundamente relajado que estarás listo para practicar la técnica.

Recuéstate boca arriba. Primero imagínate que estás muerto; el cuerpo es como un cadáver. Recuéstate y entonces lleva tu atención a los dedos de los pies. Con los ojos cerrados ve hacia adentro. Lleva tu atención a los dedos de los pies y siente que el fuego está subiendo desde allí hacia arriba; todo se está quemando. A medida que el fuego sube, tu cuerpo va desapareciendo. Empieza por los dedos de los pies y ve subiendo.

¿Por qué se empieza por los pies? Será más fácil, porque los dedos de los pies están muy lejos de tu yo, de tu ego. Tu ego existe en la cabeza. No puedes empezar por la cabeza, será muy difícil, así que empieza desde un punto muy lejano. Los dedos de los pies son el punto más alejado del ego. Empieza a arder desde allí. Siente que los dedos de los pies se queman, solo quedan cenizas y luego desplázate lentamente, quemando todo lo que el fuego encuentra. Cada parte, las piernas, los muslos, desaparecerán. Y continúa mirando que se han convertido en cenizas. El fuego sube hacia arriba y las partes que ha recorrido ya no están, se han convertido en cenizas. Sigue hacia arriba y, finalmente, la cabeza desaparece. Todo  se ha convertido en polvo.

Tú seguirás siendo simplemente el testigo en la colina. El cuerpo estará allí, muerto, quemado, en cenizas, y tú serás el observador, tú serás el testigo. Ese testigo no tiene ego.

Esta técnica te llevará por lo menos tres meses. Continúa practicándola. No va a suceder en un día, pero un día verás realmente el cuerpo reducido a cenizas. Entonces puedes observar.

Texto tomado del Libro de los Secretos – OSHO

Con amor,

ASTIKO



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar