La meditación del mes – noviembre 2012

Durante momentos puntuales en tu vida cotidiana, pequeños espacios en los que tengas unos segundos para desidentificarte del guión de la vida, párate e imagínate que tienes una fruta sabrosa en la boca, relaja los labios sensualmente, despega la boca, suelta las mandíbulas, juega con la lengua acariciándote los dientes y el paladar.

Al relajar la lengua y las mandíbulas automáticamente la importancia que le estas dando inconscientemente a tus pensamientos se disipa, se relajan las cuerdas vocales, las tiroides y las cervicales, y con ellas el pericardio que envuelve el corazón. Además se abre el suelo pélvico y automáticamente te bajas de la cabeza al presente.

Pruébalo siempre que te acuerdes y disfruta de un momento de sensual presencia!!!!!

 



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar