Meditación del Mes: Mayo 2018 – Totalidad y energía orgásmica

Hagas lo que hagas pon todo tu corazón en ello, hazlo con totalidad.

Existe una relación complicada entre un acto y su resultado final. Siempre buscamos el resultado perfecto en lo que sea que hagamos sin perdernos en el acto. ¿Es esto posible?
Para comprender la diferencia es importante examinar `perfección´ y `totalidad´. Aunque para mucha gente la perfección es su meta final, esa perfección no es más que una ilusión, un mito, algo que no existe. Nos atrae la idea de perfección cuando no nos damos cuenta de que es una enfermedad peligrosa y destructiva. Si no fuera por esta obsesión con la perfección, nuestra acción en general abre la puerta a un viaje espiritual de autodescubrimiento precioso.

Hagas lo que hagas pon todo tu corazón en ello, hazlo con totalidad.
El Bhagawad Gita dice que el Karma es disfrutable cuando pones todo tu corazón en ello, no hay karma ni kerta, los dos se funden y desaparecen en uno. Eso es totalidad. La perfección es un  mito, en cambio la totalidad es una realidad. Cualquier cosa que hagas, sea cual sea tu trabajo, tu actividad, realízala con absoluta totalidad con todo tu corazón y estarás caminando la misma senda que Kabir, que Rávida (místicos). Da igual lo que hagas, si estás cosiendo ropa como Kabir o zapatos como Rávidas, o si estás cocinando o diseñando o un cohete, o haciendo el amor, o cantando, no importa la acción, el enfoque está en la totalidad, en la absoluta presencia, que es la única manera de transformar un acto en meditación y el hacer en una bella oración. Osho

“El fundador de la visión tántrica, Saraha después de meditar muchos años bajo la tutela de Sri Kirti su maestro, un día durante su meditación tuvo una visión en la que vio a una mujer en la plaza del mercado que iba a ser su verdadera maestra. Saraha le contó a su gurú la visión y con sus bendiciones se fue a buscar la verdad de sus visiones.
Saraha encontró a la mujer de su visión en la plaza del mercado. Era una mujer joven de una familia forjadora de flechas de la casta baja. Ella estaba forjando una flecha. Este momento fue un salto radical para Saraha, él, un santo brahmín, escogió a esa mujer como gurú.
La miró detenidamente. La mujer estaba llena de vida y luminosa, vibrante cortando la punta de la flecha profundamente absorta en el proceso. Saraha inmediatamente sintió algo extraordinario, algo que no había visto ni aprendido en las escrituras ni de ningún gurú. En esa misma acción de verla hacer la flecha a Saraha se le iluminó el corazón.
Ella estaba tan totalmente absorta que nada más existía en ese momento. Cuando la flecha estuvo acabada ella cerró un ojo y abrió el otro como mirando a la diana para comprobar la precisión de la flecha y en ese mismo instante Saraha entendió el verdadero significado de aquello que no logró entender en sus años de escrituras y meditación: Ella estaba tan absorta en el acto, no había dualidad! Era una con la acción! Ese instante le hizo comprender el verdadero mensaje de Buddha: Sé total y serás libre. Por primera vez comprendió todo el significado de meditación, se iluminó.”

Cuando todo tu cuerpo y tu corazón y tu psique esta participando de un acto y hay plena consciencia de este momento hay algo en tu energía que trasciende.
Esta transcendencia se puede experimentar en el acto sexual de una manera vibrante y celular que lleva a la fusión de dos personas. En esa fusión, los amantes trascienden las fronteras del yo para convertirse en una unidad con el universo vibrante.

“La meditación ha sido descubierta por gente que ha gozado de profundas experiencias orgásmicas. La meditación es un subproducto de la experiencia orgásmica. No hay otra forma de encontrar la meditación. El orgasmo te introduce de forma natural a un estado de meditación: el tiempo se detiene, el pensamiento desaparece, el ego no está más. Eres pura energía. Por primera vez comprendes que no eres el cuerpo y tampoco la mente; eres algo que trasciende a ambos: una energía consciente.
Y una vez que entras en la dimensión de la energía consciente, comienzas a tener las experiencias más hermosas de la vida, las más luminosas, las más poéticas, las más creativas. Osho”

También Alexander Lowen habla de la sexualidad y de la espiritualidad como una función de todo el cuerpo en el presente que nos lleva a la experiencia de unidad, de fusión entre consciencia y energía, una experiencia orgásmica y extática. Cuando nuestro espíritu interviene plenamente en cualquier acto, este asume una cualidad espiritual debido a la transcendencia del yo.
También durante una liberación orgásmica cuando todo el cuerpo está involucrado, la respiración, el corazón etc, se experimenta éxtasis.
 La sensación de fusión entre los dos cuerpos puede ser tan completa que los amantes sienten que son uno solo.
 Tanto en la experiencia mística como en el orgasmo hay una sensación de comunión, de unidad.
 En el orgasmo, el yo se ve sumergido en un torrente de energía y de sensaciones presenciadas conscientemente. Este éxtasis también se experimenta a través de actos que no son sexuales pero que realizamos con pasión y totalidad. Sucede que la vida desborda al cuerpo y al espíritu y se experimenta una amplitud de consciencia y un desbordamiento de energía más allá del pequeño yo que creemos ser.

“Esta búsqueda condujo al hombre a la meditación. Fue una simple comprensión de lo que es la experiencia orgásmica. ¿Qué es lo que ocurre? El tiempo se detiene, el pensamiento desaparece. Ya no hay sentimiento de “yo”. Hay un sentimiento de “ser”, puro, existencial, sin ego incorporado a él. “Yo”, “mí”, “mío”, todo ha quedado atrás. Esto te da la clave para la meditación. Si consigues trascender el tiempo, trascender la mente, entrarás en el espacio orgásmico solo, sin necesidad de una mujer o un hombre. Para ser exacto, la meditación es un orgasmo no sexual. Osho”

Esto es una invitación a vivirte con totalidad, presente en tus sentidos, relajado y apasionado al mismo tiempo con la vida con sus pequeñas y grandes manifestaciones y quehaceres del día a día y sobretodo amando. Involucra a tu cuerpo, baila, salta, canta, siente toda la vitalidad de tu cuerpo.

¡Feliz mes de mayo!

ASTIKO

 

Fotografía: Natalie Collins