La meditación del mes – junio

[:es]En todo momento durante tu vida cotidiana pon atención en la base de tu columna, relaja el sacro, el ano y el suelo pélvico.

Mantén las articulaciones sueltas, los deditos de los pies, los tobillos, las rodillas, las caderas esponjosas, suaves…

Cuando te dirijas a algún sitio, cuando hables con alguien, cuando guardes la cola en el banco, cuando hagas el amor, cuando te sientes a meditar, cuando bailes… pon consciencia y respira en tu base, siente la conexión con la tierra, su apoyo.

Te darás cuenta que gradualmente empiezas a sentirte más segur@, mas enraizad@, que tienes menos prisa, que fluyes, que tu respiración se expande, que los pensamientos se ralentizan, que el presente ocupa el lugar del futuro, que tienes mas solidez y dignidad. Además sentirás un incremento en tu vitalidad y te sentirás mas sensual y respetuos@ con tus tiempos.

Siempre que te acuerdes, relaja la base, expande el suelo pélvico y observa lo que sucede dentro de ti.

Es la mejor manera de no dejarte atrapar por los sentimientos de carencia y de sentir la abundancia que naturalmente fluye en ti.[:en][:]