meditación del mes – abril 2015

FLORECE

Imagínate que por la mañana cuando te despiertas floreces como las flores en primavera, despliegas todo tu aroma, tu presencia, tu colorido, tu individualidad  y en todo tu resplandor y vulnerabilidad, te embriagas de sol, te doblegas a la tormenta, te mojas con la lluvia y te meces con el viento…

Y  mira a los demás como si pudieras verlos, habiendo florecido… como si su esencia tuviera espacio para desplegarse…

Al despertar… ábrete consciente a la vida que penetra tu cuerpo, a la respiración, al latido de tu corazón, al cuerpo entero que se abre a la vida como un capullo y florece… como Tú, único e irrepetible!

ASTIKO